Esta majestuosa  obra insignia de la ciudad de Guayaquil,  ejecutada por el consorcio Sofratesa - Poma ,está a cargo de un equipo de ingenieros y técnicos mayoritariamente ecuatorianos  supervisados por un eficiente equipo fiscalizador.

El financiamiento proviene de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD).